ROLAND PHILIPPS

  • 6 de Agosto de 2018 por ROY ALONSO TERRAZAS

Roland Erasmus Philipps (27 de febrero de 1890 - 7 de julio de 1916) fue un político, militar y escritor británico, que colaboró con Robert Baden-Powell en los primeros años del Movimiento Scout, desde su función como Comisionado Scout de 1912 a 1914. En ese lapso escribió el libro El Sistema de Patrullas, que se convirtió en un complemento de Escultismo para muchachos, donde Robert Baden-Powell explicaba los fundamentos del Escultismo.

En 1911 un encuentro casual cambió la dirección de su vida.

Después de dejar Oxford, Roland Philipps viajó a Liverpool donde vivió por seis meses y trabajó en las oficinas de la Compañía inglesa de Vapores con el objeto de aprender la técnica de la navegación. Un fin de semana durante una caminata en el campo encontró a algunos miembros de la Cuarta Tropa de Blundellsands, al platicar con ellos se enteró que les hacían falta líderes y se ofreció a ayudar. A la edad de 21 años Roland Philipps había encontrado el trabajo que regiría su corta y trágica vida.[7]​

A su regreso en Londres donde trabajó por un tiempo en las oficinas de la compañía naviera Union Castle, renovó su interés por el este de Londres y decide vivir, mientras pueda hacerlo en los barrios de Bethnal Green.

Llegó a ser Comisionado Scout por el este y noreste de Londres y Comisionado Asistente por Gales, sin embargo antes de asumir estos cargos personalmente perfeccionó su conocimiento sobre el escultismo hasta llegar a ser un dirigente scout ideal.

De hecho fue uno de los mejores exponentes del arte scout y escribió diversos libros populares en el área. Uno de los más importantes fue "El Sistema de Patrullas" que habla sobre el trabajo de la patrulla scout.

En la serie de "Cartas a un Guía de Patrulla" expone los principios de la ley scout y da consejo sobre la preparación de pietiernos para pasar las pruebas requeridas. Este último libro es en sí un manual de entrenamiento escrito con tal sencillez y objetividad que muestra lo bien que comprendía la mentalidad de los muchachos.

Estos pequeños libros reflejan sus ideas y aún hoy en día pueden leerse con interés dada la sabiduría plasmada en el estilo y estructura de ese tiempo.

Roland se convirtió en una especie de misionero scout. Durante dos años trabajó motivando el crecimiento del movimiento. Tenía un don especial para encontrar líderes y fundar tropas. Insistía sobre todas las cosas que el Sistema de Patrulla era la esencia del escultismo.

Para valorar verdaderamente a Roland es esencial comprender su profunda fe cristiana. 
La oración fue fundamento de sus acciones y vio en el escultismo una manera de prestar servicio a los jóvenes, ideología que compaginaba totalmente con la fe que él tenía. 
Esto no quiere decir que fuera intolerante en su anglicismo, por el contrario, creía firmemente que un muchacho carecería de un aspecto de vital importancia si no tenía una formación religiosa en su vida, sobre todo en un lugar como el este de Londres, donde el muchacho podía acercarse a la tradición cristiana, judaica, islámica o a cualquier otro tipo de creencia de esa área en particular